domingo, 27 de abril de 2008

La ruta de Almagro hacia Chile



La empresa de Almagro tuvo caracter exploratorio, la que se inició desde Cuzco en julio de 1535, una vez consumada la dominación sobre los incas.
Los motivos de la expedición de Almagro son variados, entre los que encontramos: las disputas que tuvo con Francisco Pizarro, por títulos y el Cuzco; el deseo de sus hombres que no se sintieron beneficiados con la conquista del Perú; los dichos de los incas que convencieron a Almagro de que al sur del Perú habían grandes riquezas; y, la capitulación de Carlos V que le concedía los territorios de Nueva Toledo, fueron los agentes causales para que Almagro se animara a reconocer sus territorios.
Emprendió su marcha hacia el sur con 500 pesos oro aproximadamente, dinero que le correspondió por la conquista del Imperio, y un grupo de 500 soldados, 100 negros y 10000 yanaconas.
Alertado de la sequedad, aridez y del agua salobre de Atacama, decidió venir por la ruta del Altiplano, siguiendo el Camino del Inca, pasó a la meseta del Collao, rodeó el lago Titicaca, atravesó el río Desaguadero y luego arribó a Paria donde estuvo todo el mes de agosto. Desde aquí avanzaron hasta Tupiza, cruzando Jujuy y Salta, llegando a Chicoana donde se pararon para cruzar la cordillera de Los Andes por el Paso San Francisco (4700 m de altura). Aquí sufren muchas penurias, como la fuga de indígenas y muertes, llegando al valle del Copiapó a fines de marzo de 1536. Desde allí emprenderan la marcha por Huasco y Coquimbo hasta el valle de Aconcagua estableciendo su cuartel general.
Al mismo tiempo desde Callao zarpaba el Santiaguillo, con víveres y equipos para la expedición, al mando de Juan de Saavedra, explorando la costa poblada por los changos llegando hsata la actual bahía de Valparaíso en 1536. Otra expedición marítima fue la de Gómez de Alvarado que llegó hasta el río Maule, desde donde viajó por los ríos Ñuble e Itata produciéndose el primer enfrentamiento enre españoles e indígenas (pumaracas o promoucaes según Garcilazo de la Vega), denominada como la batalla de Reinohuelén.
Después de un tiempo, Almagro llegó hasta el valle del Maipo, pero presionada por sus hombres y muy desilusionado con estas tierras, por lo que decide regresar al Perú por mar para rehacer su vida y fortuna. La hueste que regresó por tierra lo hizo por la ruta de la costa y del despoblado de Atacama, hasta San Pedro para llegar al Perú.
En 1537 ya estaba en Arequipa y en febrero del mismo año en las cercanías del Cuzco, ciudad que estaba gobernada por los hermanos Pizarro, los que estaban sitiados por nativos rebeldes encabezados por Inca Manco II, quienes dieron muerte a Juan Pizarro. Luego de ser liberados, se enfrentan a Almagro en una guerra denominada como Las Salinas, donde encontrará la muerte por orden de Hernando Pizarro, quien ordenó su decapitación sin apelación en 1538.